Historia de un sueño solidario

 

“Cada niño que nace en Colombia constituye una promesa, una esperanza de progreso, una posibilidad de avance” (Emmita GAVIRIA DE URIBE)

 

 

En 1.979 con motivo de la celebración del año internacional del niño, UNICEF invitó a estudiar soluciones para las necesidades básicas de la primera infancia. El Colegio San Patricio acogió esta propuesta, ya que su fundadora Emma Gaviria de Uribe desde su creación en el año 1.959, planteó la necesidad de desarrollar un proyecto social donde la convivencia y el crecimiento de los niños fuera la base de una experiencia pedagógica que apuntara a la mitigación de conflictos sociales y se constituyera en un puente entre dos realidades colombianas muy diversas: la de las niñas de un colegio privado en Suba y los niños de un naciente barrio de familias desplazadas, en esta misma zona.

 

Es así como se realiza un censo en la zona de influencia del Colegio San Patricio, y se concluye que la necesidad más apremiante era contar con opciones de cuidado diario para los niños pequeños que permitiera a sus padres trabajar. La Gaitana, zona de influencia, fue escogida por ser un barrio legalmente constituido y porque las familias eran en su gran mayoría, parejas jóvenes con niños pequeños y grandes necesidades económicas y sociales.

 

La implementación de este proyecto demandaba, por un lado, la creación de una estructura validada por las entidades oficiales y por el otro, la consecución de recursos para su sostenimiento. Por lo anterior, se diseñó el programa de Hogares de Solidaridad, y se creó una Fundación sin ánimo de lucro encargada de gestionar y captar aportes.

 

 

El programa "Espacio para aprender"  brinda apoyo escolar a niños entre los 6 a 10 años de edad.

​© 2015 Fundación Hogares de Solidaridad.